OZONIZACIÓN Y TRATAMIENTOS DE MEMBRANA

En algunos casos resulta muy interesante la reutilización de un vertido, ya sea para volver a proceso productivo o para su empleo en limpiezas, riego, baldeo, etc. Para la obtención de la calidad de agua requerida para estos usos se emplean técnicas de tratamiento terciario como son la oxidación con ozono o tratamiento mediante membranas.

Oxidación mediante ozono

El ozono es uno de los oxidantes más potentes de la naturaleza, es por esta razón que se emplea ampliamente en el tratamiento de aguas tanto potables como residuales, ya sea para desinfección y oxidación de contaminantes. Presenta grandes ventajas como la eliminación de consumibles, por ejemplo, el hipoclorito sódico para la desinfección de agua. Además, se puede emplear con carácter previo a tratamientos biológicos para aumentar la biodegradabilidad del vertido.

Tratamientos de membrana

El tratamiento de agua por membranas es una operación de separación en la que se hace pasar un líquido con ciertos componentes indeseados a través de la superficie de una membrana, para que ésta los retenga y obtener así un flujo de agua producto con una concentración de contaminantes inferior. En estos procesos la fuerza impulsora para que se lleve a cabo la separación es el gradiente de presión.

Atendiendo al grado de separación se pueden clasificar en:

  • Microfiltración. El rango de eliminación de la microfiltración está entre 10 y 0,1 μm. retiene partículas en suspensión, algas, coloides y algunos microorganismos.
  • Ultrafiltración. Materia coloidal y moléculas de gran tamaño en el rango 0,04 y 0,1 μm
  • Nanofiltración. Paso intermedio entre la ultrafiltración y ósmosis inversa. Mediante este proceso de separación se eliminan proteínas, azúcares, microorganismos y algunas sales multivalentes. Tamaño de poro entre 0,1 y 0,001 μm
  • Ósmosis inversa. Proceso mediante el cual se eliminan los elementos indeseados en el agua obligando al fluido a atravesar una membrana semipermeable gracias a la aplicación de una presión superior a la osmótica. De este modo, mediante fenómenos de disolución-difusión, se consiguen separar las moléculas más pequeñas y sales, incluso las monovalentes.